rosas

Rosas para la magia de primavera

Es la flor de los enamorados por excelencia, el símbolo de la belleza, el deseo y el romance que pervive en el tiempo. Símbolo esotérico de regeneración, inmortalidad y renacimiento místico, la rosa ha sido también relacionada con el sigilo y el secreto, pues muchos han querido ver en sus intrincadas hojas (que ocultan el interior) la representación de lo que debe ser ocultado.

Desde la antigüedad hombres y mujeres han recurrido a la magia para transformar su realidad amorosa. Por eso, un amplio capítulo en la historia de la hechicería se centra en el amor: cómo conseguirlo, cómo retenerlo, cómo disfrutarlo, cómo impedir que muera o cómo olvidarlo.

Ninguna otra flor sirve tan eficazmente a estos propósitos como la rosa por su carga de simbolismo esotérico, mágico e, incluso, religioso.

Se la asocia al romance que perdura en el tiempo, a la pasión que no decae, al amor romántico y a la pasión sexual, por eso, los hechizos con ella son tina magia de atracción que abarca una gran variedad de situaciones amorosas. Los hay para potenciar el atractivo de la persona que desea el amor, para revivir la pasión sexual, para consolidar la unión amorosa potenciando el compromiso y hasta los hay que ayudan a desenamorarse.

Hechizos de alcoba amor de ensueño

Esta receta mágica sirve para atraer los pensamientos de la persona amada hacia nosotros, es decir, que un amor platónico o romántico se convierta en correspondido. Necesitamos: un número par de rosas, una varilla o cono de incienso de rosa, tina vela blanca, un espejo grande, un cuenco con agua.

rosas

Así se hace: coloca una mesa frente a un espejo y sobre ella pon el incienso y la vela encendidos y ve haciendo un corazón con los pétalos de las rosas mientras piensas en la persona que quieres que te corresponda. Mira tu rostro en el espejo y di con convicción: entraré en tus sueños y nos encontraremos. Deshaz el corazón, guarda los pétalos en un saquito de tela y colócalo debajo de la almohada. Deja que la vela y el incienso se consuman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *